Reflexiones

Entre terapia y terapia algunas veces surgen reflexiones, la mayoría se me diluyen en el tiempo, con otras hago el esfuerzo de cristalizarlas en papel. Estas son algunas de ellas...


viernes, 16 de enero de 2009

El diálogo del obsesivo.-

La conducta que tenemos delante ciega su origen.

Somos capaces de hablar con toda naturalidad con quienes no están, ya sean fallecidos, ya sean distantes. Tenemos la necesidad de mantener un diálogo interno con los que son o fueron nuestros seres queridos o figuras de protección, nuestros padres, parejas, amigos... Diálogos constructivos, de reparación o de reproche, diálogos que la mayoría de las veces no se han dado en la realidad y que se repiten una y otra vez en la mente tratando de traspasar la barrera verbal, cuando no en el inconsciente tratando de llegar al consciente.

El tema de estos diálogos suele versar sobre carencias, reales o percibidas, en la relación con el otro, sobre demandas, expresadas o no, conscientes o inconscientes, que no han sido satisfechas y reclaman ser atendidas. Sorprendía comprobar como estas demandas repetitivas, cuyo origen puede ser muy remoto, exigen su satisfacción una y otra vez, pudiendo esta exigencia tornarse un verdadero escollo para el normal devenir del desarrollo personal. Miedos, ansiedades e incertidumbres suelen ser la guarnición de éstos diálogos en la búsqueda del reconocimiento y el respeto del otro.

¿Qué otra cosa hay tras la repetición compulsiva del obsesivo?.- En principio un intento de control sobre los acontecimientos que se le presentan incontrolables. Una afirmación de su existencia por medio de su respuesta, la que sea, que siempre será vivida mejor que una aniquiladora ausencia de respuesta. Respuesta mediante la cual calma angustias y ansiedades. La repetición es el diálogo mediante el que expresa como quiere que sean las cosas, el orden ritualizado al que da sentido y con el que se siente protegido de los monstruos que su razón crea. Ritual exigente que absorbe al individuo en una espiral creciente. Es la creación de un mundo alternativo al que le es impuesto y que acaba exigiéndole el alejamiento del mundo común del resto de los mortales.

Con todo ello trata de comunicar, primero a sí mismo y después a los demás, pero el código esta encriptado y él no recuerda haber sabido nunca la clave.

Hay que tener en cuenta que al igual que no es posible no comunicar, no podemos no tener conducta, que al fin y al cabo también es comunicación, aunque de complicada clave.

Afortunadamente las personas poseemos la subjetividad que nos puede hablar del malestar antes de que aparezca una conducta alterada. Desdichadamente se suele ignorar tanto la subjetividad como el malestar e ignorarse incluso ambos cuando explota la conducta alterada, por lo que se queda sin explicación racional.

Los deseos demandan, la crítica censura y entre ambas consiguen paralizar y encorsetar a la persona que más sufre cuanto más ignorante es de su situación interna mientras lucha por encontrar una explicación plausible a lo que siente. Pero no todo el mundo esta dispuesto a "perder el tiempo" tratando de saber sobre sí mismo y las causas de su malestar. Tan sólo queremos quitarnos el malestar y continuar.

Hay que parar la circuitería repetitiva, ya sea en el hospital mediante electro shock o magnetoterapia, ya sea en la consulta, asistiendo con respeto al ritual, tratando de introducir alguna variable modificadora, con lo que sabemos que al romper su rigidez rebajará su tendencia obsesiva permitiendo el uso de circuitos alternativos, sorprendiendo con el descubrimiento de la existencia de otras posibilidades. Esto no se puede hacer ni demasiado pronto, porque se percibiría como incomprensión y amenaza, ni demasiado tarde porque ya estará convencido de que no podemos ayudarle.

Los psicólogos debemos tratar de acceder a la parte de la persona que está dañada, detrás de la conducta que nos presenta, detrás de la tarjeta de presentación que nos trae, y hemos de saber que ese viaje a esa zona dañada no es posible sin el permiso del interesado, lo que sabemos que no sucederá si no hemos sido capaces de ganar su confianza. Cuando se accede a la parte dañada la persona encuentra sus recursos para paliarla.

11 comentarios:

  1. ¿una persona siempre encuentra recursos para "reparar" solo esa parte dañada? ¿cómo le ayuda o apoya un psicólogo una vez localizado el daño?

    ResponderEliminar
  2. Desde la Psicología Humanista, el planteamiento es que la persona posee dentro de si misma las capacidades suficientes para afrontar y superar sus dificultades. El psicólogo acompaña en la exploración, señala, pregunta, trata de facilitar el darse cuenta y apoya todo el proceso de autodescubrimiento del paciente, en el que se va involucrando cada vez más conforme va viendo resultados. Es cierto que "solo" la parte dañada puede ser muy amplia.

    ResponderEliminar
  3. En el caso concretamente de mi esposo, que no vivencio sus abuelos maternos, y tenia un slogan " dichosos aquellos que tuvieron abuelos" que daño, en lo comunicacional,representa esta ausencia de vinculos cuando ademas,se le nego conocer a sus tios y primos hasta cumplidos los 36 años?

    ResponderEliminar
  4. De su comentario sospecho que está buscando causas para justificar un problema de comunicación. Una buena comunicación con los niños es necesaria para que crezcan sitiendose queridos, esto normalmente se da en la familia, pero de no ser posible, otros adultos pueden hacer ese papel, o suplir la supuesta falta con otras relaciones que se puedan ir dando a lo largo del desarrollo.

    ResponderEliminar
  5. Si, creo que hay un problema de comunicacion...el comportamiento de mi esposo es muy cerrado en cuanto a diálogo con los hijos,sobretodo con los cuatro mayores y conmigo. Nunca se refiere a su interior, y no participa en dialogos profundos ni comprometidos con los afectos...tenemos seis hijos, es dificil para mi sobrellevar casi sola esta carga emocional, ellos tienen edades de 20, 17, 16, 14, 11 y 8 años. Le agradezco su atención a mi comentario.Respetuosamente me complace su opinión.

    ResponderEliminar
  6. Hola, tal vez esta nota es antigua pero quisiera me expresara su opinion , tengo un amigo desde hace 20 años, lo deje de frecuentar, aparecio de repente aqui en linea, me encontro en un Space, y empece a ver situaciones extrañas alrededor de mi Space y persona en linea. En resumen creo aproximadamente 100 perfiles para estarme moniteoreando, conociendo, leyendo en fin, su objetivo aparente es que me enamore de el , lo extraño es que lo hace a traves de sus personajes que escriben todos igual, es una obsesion pero no lo admite ya lo confronte y me aleje de el. Me preocupa , esta muy solo. Podria ayudarme para poder ayudarlo a el.
    Gracias
    Maria

    ResponderEliminar
  7. Hola María, si ya has tomado la decisión de alejarte de él, ¿cómo quieres ayudarlo sin acercarte?. Por otro lado ¿te ha pedido ayuda?...recuerda, "no se puede ayudar a quien no quiere ser ayudado"

    ResponderEliminar
  8. "ese viaje a esa zona dañada no es posible sin el permiso del interesado"
    Hace unos años mi madre me obligo a acudir a un psicologo pero me hice una promesa a mi misma.
    Le contaria todo para desahogarme pero jamás, me dejaría ayudar por él.
    Y asi fue, hablabla y hablabla con él y nunca hice nada para mejorar, no dejaba que sus palabras entraran en mi, sin embargo, si note una leve mejoria, es mas, mi madre decidio que ya no iria mas, y fue al mes de no ir cuando empeze a notar que algo estaba cambiando en mi.
    Como es lógico la cosa no fue bien, y es ahora cuando yo voy a volver por mi propio pie, pero... ¿Como lo consiguió? ¿Como consiguió cambiar mi manera de pensar (aunque fuera por un tiempo) si yo misma me negaba a seguir las pautas, medicacion (bajo el respalde de mi medico) y demas?

    Un saludo.
    Aroha.

    ResponderEliminar
  9. Mi convencimiento, y no soy el único ni entre médicos ni entre psicólogos, es que tanto el organismo como la mente, inseparables por supuesto, tiene sus propios procesos de reparación, y que nosotros sólo podemos poner los medios para que esos procesos sucedan.
    Una herramienta muy poderosa de los psicólogos es lo que llamamos la “escucha activa”, con la que se consigue que el paciente entre y profundice en su mundo haciéndose cada vez más consciente tanto de sus problemas como de sus propios recursos para solucionarlos. No me extraña tu sorpresa; yo mismo alguna vez me he sorprendido del poder de la escucha activa, pero sí, una cosa tan “aparentemente” sencilla, puede lograr grandes resultados.
    Aroha, tal vez sea ahora, que has decidió ir voluntariamente, cuando aproveches mejor tus sesiones.
    Un saludo de Angel Marín

    ResponderEliminar
  10. He sufrido una infancia infeliz. Mis padres se separaron de la noche a la mañana cuando tenía cuatro años de edad, sufrí abusos sexuales, una madre autoritaria y algunos hermanos despotas. Era la ley de la selva. algo que me ayudó era crearme mis propios personajes de ficción que me daban y ayudaban a tener lo que no encontraba en la realidad. Amor materno,cariño, atención, consuelo... El problema es que de adulta sigo con este patron, y si bien en las conversaciones imaginadas todo fluye, en la realidad tengo serios problemas para relacionarme con el exterior. No encuentro la manera de reparar este daño. Con todo y con que he estado años con psicólogos, no me han servido de mucho , la verdad.

    ResponderEliminar
  11. A veces la resiliencia sorprende al surgir de los ambientes más desfavorables y al ver los mecanismos de supervivencia que podemos fabricarnos.
    Reconocer el problema, el daño sufrido... recolocarlo en la situación actual... y aceptarlo... será probablemente largo pero necesario para poner en contacto ese mundo de refugio interior con el exterior, con el que parece sentir la necesidad de comunicarse, algo necesario para poder seguir creciendo...

    ResponderEliminar