Reflexiones

Entre terapia y terapia algunas veces surgen reflexiones, la mayoría se me diluyen en el tiempo, con otras hago el esfuerzo de cristalizarlas en papel. Estas son algunas de ellas...


lunes, 3 de febrero de 2014

Hipnosis y autoestima

La hipnosis ayuda en diferentes procesos
La hipnosis puede mejorar la autoestima:

“La autoestima es como el dinero, solo preocupa cuando no se tiene”

La autoestima es un juicio de valor de la persona sobre sí misma, sobre lo que siente y piensa de sí misma, inevitablemente subjetivo e influido por el entorno social.

Se va construyendo desde la cuna con los materiales que se reciben; si se recibe afecto, atención y cuidado, se ha de percibir que se es valioso y que se merece lo que se recibe, hay un merecimiento positivo; si se recibe desatención, rechazo y maltrato, se ha de percibir que no se es valioso y que no se es merecedor de nada bueno.

El ser capaz de solucionarse los propios problemas, ser competente para ganarse la vida y confiar en las propias habilidades para ello, constituye lo que llamamos competencia.

Competencia y merecimiento construyen la autoestima. La primera observable por medio de la conducta y el segundo subjetivo y más difícil de inferir, están en continua interacción y aunque suelen ser de proporcionalidad directa, en casos de sobrecompensación (ej.: trabajo más que nadie para que me quieran), puede ser inversa.

Niveles medios de competencia y merecimiento nos sitúan en una autoestima adecuada. Los niveles extremos nos llevarán del narcisismo a la depresión.

La autoestima suele ser bastante estable a lo largo de la vida. Puede fluctuar debido a acontecimientos puntuales, y puede cambiar.

Si la queremos cambiar, será porque no nos gusta, será porque nos hace infelices. Llega el momento de  arrojar conciencia, luz, a cómo se ha construido y establecer nuestro propio juicio sobre el proceso de su construcción. Al establecer nuestro propio criterio sobre nosotros mismos y sobre lo que nos rodea, no vamos a cambiar la historia, pero si podemos cambiar nuestra manera de estar en el futuro. Nos erigimos en nuestros propios jueces, de modo que los juicios ajenos, amén de respetables, se nos hacen innecesarios (aquí no se alude a cuestiones legales).

Sentimientos, valoraciones y creencias están profundamente arraigados en el inconsciente e influyen poderosamente en nuestra manera de ver el mundo. Llega un momento en el que tenemos que determinar si los valores que nos acompañan nos siguen siendo útiles o no, si los queremos hacer nuestros y conservarlos o no los sentimos nuestros y queremos desecharlos. Hablar de todo ello es necesario y contar con la hipnosis para remover el inconsciente y hacerle llegar nueva información que sustituya o al menos cuestione la anterior, es una ayuda.

Aquí conviene repetir que la hipnosis es una herramienta dentro de un proceso.

En Madrid durante el mes de febrero de 2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario