Reflexiones

Entre terapia y terapia algunas veces surgen reflexiones, la mayoría se me diluyen en el tiempo, con otras hago el esfuerzo de cristalizarlas en papel. Estas son algunas de ellas...


viernes, 11 de marzo de 2016

No vales nada

Claro oscuro
¿Oscuro o claro?
Un factor recurrente que provoca sufrimientos a los pacientes, es esa voz interior negativa, arraigada en lo más profundo de su ser, que en tono despectivo, les increpa ante cualquier tipo de dificultad, grande o pequeña, abatiendo su estado de ánimo y dejándolos incapacitados para iniciar cualquier acción que pudiera poner en duda su propia desvalorización, como evitando el  conflicto entre el sentimiento: -“no vales nada”- , y los hechos: –“sí has sido capaz”-.

La situación parte de un pasado en el que la valoración de los otros –“no vales nada”- fue interiorizada al punto de hacerse propia, llegando a hacerse refractaria a cualquier dato del presente que le lleve la contraria –“si has sido capaz”-.

Plantearse que el presente puede ser distinto del pasado, provoca miedo ante el posible surgimiento de una nueva identidad que pudiera reemplazar a la antigua.

El camino de ser un nuevo “otro” liberado del “no vales nada”, que tampoco será perfecto, se vive plagado de amenazas e inseguridades. Se ha de considerar el derecho a ser uno mismo compartiendo un espacio y un tiempo con los demás en igualdad de condiciones, tanto de responsabilidades, como de respeto y comprensión.

Pasar del “no vales nada” al “soy tan distinto de ti como tú de mi”, con el mismo derecho, es un cambio en la auto afirmación que no está exento de sufrimiento, pero es necesario y liberador.